Los Hilos del Silencio

Fragmentos | Videos |

wwb_shadow

Prólogo

wwb_shadow

1a Edición 500 ejemplares
Santiago de Chile 2014
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
Diseño y diagramación :
Editorial Popular Arttegrama

La poética de LOS HILOS DEL SILENCIO (Bajo el Cielo de la NO Existencia), último libro de la poeta Patricia Téllez está creado desde la sensibilidad más emotiva de la autora, oscila entre una intensidad telúrica y una intensidad cósmica. Todo el proceso textual está en movimiento, en infinita dinámica. Aquí predomina la existencia con autenticidad, cada verso es un reflejo de la belleza, a veces dolorosa, en la que se articulan el lenguaje poético, la reflexión subjetiva y crítica de la autora con su entorno más inmediato.

El paisaje, la naturaleza, son una constante que relaciona con sutileza al eje amoroso en sus transiciones reales y conceptuales. Sortea con avidez todo lo superfluo y banal que se forja en nuestras relaciones cotidianas, y su hablante lírico conversa desde su interioridad, creando un lenguaje personal y específico, para abordar los temas relacionados con el amor, el desamor, los quiebres, los impactos frente a la opresión y las arbitrariedades humanas.

Porque desde su individualidad, con su particular percepción de los acontecimientos, reacciona y analiza los fenómenos que están en el imaginario colectivo, en forma subliminal, detenidos como espectros que su conciencia intenta liberar.

Cada poema nos enfrenta a un escenario donde nos invita a dilucidar, enigmas que aparentemente están resueltos, pero que por su complejidad, nos vuelven a situar en el espacio de las interrogantes, donde al final hay uno y mil senderos por los cuales transitar.

Patricia es una artífice de estéticas en donde reordena y le asigna roles a los pájaros, a las flores, a la oscuridad, para establecer nuevos idilios que nos aproximen a una vida más plena y natural.

La ciudad se percibe entre líneas, no es relevante, la modernidad está fuera de su tono poético, porque está consciente que es más esencial encontrarse consigo misma, y divagar entre el murmullo de su subconsciente, que vivir en la vorágine de las multitudes y el bullicio de las nuevas tecnologías.

La poeta rescata la nostalgia existencial del sujeto que transita silencioso, y habla para sentir que su dimensión valórica está por sobre la multiplicidad de lenguajes, que constituyen los lugares comunes de una regresión hacía la vacuo y sin sentido.

El tiempo cronológico pareciera detenido y los espacios reales difusos entre parajes y verdades relativas. Es que estamos en presencia de un tiempo de conciencia que no está sujeto al ritmo inexorable del tiempo objetivo. No hay prisa, la creación es una expresión del recogimiento, y la poeta contempla el mundo desde su originalidad, para alumbrarlo de sueños y utopías.

La recreación de la realidad a través del ejercicio de la memoria, es otro antecedente cardinal de su poética, en cada fragmento de sus textos, la poeta reconstruye situaciones de la realidad individual y colectiva y la poetisa con acierto, precisión y transparencia.

Una característica básica de todo poema es trascender la generalidad del discurso público, y discurrir la forma personal de vivenciar en el texto, lo que es información o registro de los hechos o los sucesos concurridos, y Patricia lo consigue con absoluta fluidez.

Al cierre de este comentario, es necesario señalar que todo queda abierto a la interpretación, al asombro, al misterio de lo que ha sido creado. La poeta crea y cree, despierta a los conflictos que están adormecidos en su espíritu, y los reinventa en su poesía para la lectura de mentes disponibles al perfeccionamiento de sus capacidades artísticas.

Gregorio Angelcos

Escritor, Poeta y Periodista

 

Capí­tulo: "Bajo el Cielo de la No Existencia"

EL ESPANTAPÁJARO

Carátula sonriente.
Tu destino fue ser guardián de
una siembra eterna. Estático como un mármol
Y tus ojos carcomidos por los cuervos. Picoteado en las manos 
En tu ropaje agrio Siglos de sueños desmembrados 
¿Escuchas mi voz cuando te hablo? Cuando te digo
que al otro extremo del valle rompen olas de racimo
azotando los campos de Gaza Y la muerte huye de miedo
Amortajada en santos inocentes…Huye del mesías sin rostro
De los escapularios de acero. De los credos esparcidos y sin tregua
Huye del ángel sin alas con estola de dios peregrino.
Y tú cuidas siembras de pájaros rufianes Con buches insaciables
revoloteando en tu espalda Sintiendo la cigarra trastornar en el huerto
Dejando tu vida en esta muerte súbita de un falso progreso
Con tu ropa americana y salario pobre Sigues de
guardián en tierras ajenas y de todos… Acaso… ¿No has oído de la guerra?
El sonido de gong que nos manda el espanto
Y el costoso precio de la existencia…
Al menos yo la vi asomarse en las noticias
Era siembra de cadáveres y cosecha de angustia
La vi asomarse encubierta en las noticias
Antes que me vistieran de harapos Y me trajeran aquí
Crucificándome al sol
Y espantando a los pájaros.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
LA POLILLA
Y  desterrada del alba    su asilo fue la noche para halar sus sueños
Ave rara  que en  mi ventana   trina con voz áspera de insecto
Se introdujo  en  una lámpara   que colgaba desde el techo
La muy ciega  e  indagadora   aleteaba  en mansedumbre
Su malcarado aspecto.
Imaginando   orbitar la Vía Láctea con su  astro rey al centro
-Feliz hallazgo-,   se dijo,  ¡Qué acierto el de mi vuelo!
Y  pensó  en sus  ciegas  hermanas    deliberando  todo aquello
¡OH!  Esas  pobres aladas   que nunca   sol  han visto
cuando  surcan  por los cielos.   Ahora vendrán conmigo
Y   podrán ver     el   universo.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
LA ESPERA
Se oyó una voz lejana que dijo:
“Cuando acabe el holocausto
daré  alones  a  los sueños
a  los sueños  les daré  vuelos
y  a  los vuelos,   esperanza”.
Cuando pude haber nacido
una  gárgola  mordió    alas  de  un ángel
Entonces,  el sol  enfurecido lanzó rayos de fuego
y comenzó a espiar la vida
en  ojos  de   volcanes.
La tierra giró al revés
congelando  ambos  codos
el mundo le dio la espalda a las estrellas
Y   la barbarie  comenzó  a ser un  lema
en   la supervivencia  de la tierra.
Ahí me quedé  esperando
Haber nacido.
Pero  hoy aquí me encuentro
acopiada en esta estación de buses
con mis huesos congelados
mi estómago  reclamando  hambre
en   la  lluvia torrencial de esta  noche.
Miro hacia el firmamento de hormigón
Y  me entretengo contando los astros
bajo  este cielo de No existencia
colgando desde las ventanas.
Y me duelo  tanto al pensar
Que  aún sigo esperando…
Haber nacido.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
NUNCA LE DIJE
Nunca le dije que lo amé.
O tal vez
Posiblemente
Quizá sí
Pero
Seguramente…
Nunca lo amé.     Fue esa intrepidez sepultada
Una tumba  desde   una esquina cualquiera
Entre la conciencia   y  la inconsciencia.  Un espejo invertido
Ese  túnel que cierra los ojos  sin que exista la muerte
Sobre la realidad  de  un ensueño  carente de profecías.
Sería  miedo o  templanza.     No lo sé.
Ese dolor que no duele.   Pero  quema como la escarcha
Nunca le dije que lo amé.
Enmudecí  su nombre marginándolo  al olvido
Y  entre  crepúsculos blancos,  lo oculté.
Lo oculté   entre mis mangas.     Detrás de mi sombra
Arropado en el silencio… Lo oculté
Como quien prolifera un sueño bajo la almohada.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
ELEGIA A VICTOR
No fueron balas de  sedas
Ni fueron cuchillos de plata
Porque en tu cuerpo
Se cobijaba el pueblo
Y  en tu voz gritaba la patria.
¡Ay! mi  cantor por la mañana
Vinieron  vientos de escarcha
Traían  sangre  en  sus manos
Con  tu guitarra quebrada
Y
No  fueron balas de seda
Ni fueron cuchillos de plata
Eran  manos asesinas
Pasando  por mi ventana.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
Dos de los Seis Cantos del capítulo "El Dí­a en que las Aves no Volaron" (Pelluhue 27-2-2010)

CANTO 3

PelluhueAquí no hay poetas que aúllen a la luna
Ni trasnochados esperando sol en sus almas
Aquí sólo hay poetas - ballenas sumergidas en abismos
Donde el mar emite la escala musical de la muerte
Y la golpea en salmos sobre las rocas
Luego se recoge como un niño asustado – arrepentido
No es dios… No
No es dios
Fue sólo una sirena ultrajada en las tinieblas.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
CANTO 6

CANTO 6

Y fui a ese lugar en sombras entre animitas descalzas
Entre anteojos rotos y platos torcidos
La bandera chilena flameando en el viento
Como única mortaja cubriendo memorias
Estuve ahí y me arrodillé ante el dolor
Ante la efigie de una niña triste buscando
en el abismo su perro
Ella fue el fantasma triste de mis ojos
El levante sobre un sagrado abalorio
Ángel sin rostro
Casa despedida entre roca y arena
Con vestido azul enmarañado en el huiro
Y una cruz destilando en la penumbra
Sí…
Ella fue como un Padre Nuestro ahogado en el silencio.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados
Capítulo : "Los Hilos del Silencio"

Valparaíso

Sobre valparaisoestas farolas vigías del tiempo
Donde el mar ruge entre pontones bohemios
Cae el verso destilado en tu historia
Como banderas flameadas de cerros.
El paso de tu gente acaricia
Las estrechas calles de tu alcoba
 Escaleras llamando a subir tus sendas
 Frenesí geográfico que delinea tu rostro.
 Eres, ese Valparaíso eterno en mi garganta
 Una voz aspirando alcanzar tus sueños
 Desde el tañir ardiente de las guitarras
 En las zarandeadas luces del puerto.
 Hoy caminé erguida rozando tu aurora
 Entre cuestas danzantes orladas de casas
 En ese trole trayendo en su paso nostalgias
 Voces antiguas alzando tu gloria.
 Oleaje pulcro que a mis pupilas llegas
 Puerta de madera, tallada en el tiempo
 Faz del alba bajo un sol naciente
 Como ventana oblicua atrapando las horas.
 Yo de vez en cuando a tu perla me asomo
 Contrariando las zarpas del piélago viento 
 Para anclar mis ojos en el mar que te abraza
 Y recostar mis pasos sobre su lecho.
ISBN : 978-956-358-239-0
RPI : 246987
©Todos los drechos reservados

[inicio]

Videos

[inicio]